El vacío interior

 Me atrevo a afirmar que todas y cada una de nosotras hemos experimentado en algún momento de nuestras vidas una profunda sensación de vacío interior.

En la mayoría de los casos intentamos llenarnos de cosas, experiencias o personas, externas a nosotras y que, momentáneamente, ayudan a paliar esta sensación.

Muchas solemos recurrir al consumismo o las compras, a la comida, a la bebida, al alcohol, a las drogas, a la práctica de deportes de riesgo, a perpetuar relaciones tóxicas y dependientes…en fin, a cualquier cosa que nos aleje de ese vacío que parece no llenarse con nada. Cualquier cosa con tal de no sentir ese vacío… con tal de no sentirnos así…

He conocido a muchas mujeres que creen, que ese vacío desaparecerá, cuando cambien de trabajo, o tengan un jefe o un salario mejor, cuando encuentren pareja, cuando tengan el coche último modelo, o puedan comprarse la ropa o los zapatos de tal diseñador… o cuando logren tener un bebe en el que puedan volcar su atención… Reconoco, que en ocasiones, yo lo he creido también…

Lo que no nos damos cuenta es que nada de lo anterior llenará ese hueco, ese vacío…

Ese espacio solo podemos llenarlo nosotras…solo podemos llenarnos de nosotras mismas…

Conseguirlo implica un descubrimiento, un viaje interior que nos hará transitar por caminos desconocidos y que nos hará salir de nuestra zona de confort…Ello requiere de un esfuerzo y un compromiso por nuestra parte, pero la recompensa es, sin duda, maravillosa.

Vivir en paz, armonía, en absoluta conexión con nosotras mismas y sobre todo en plenitud. Disfrutando de cada minuto de nuestras vidas…

Buda dijo que “Un camino de mil pasos empieza por uno solo”

 Si en algún momento te has sentido así, ¿te atreves a cambiar de actitud?

No lo dudes … te garantizo que el resultado merece la pena…

Da el primer paso hoy mismo haciendo click en el siguiente enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *