Qué hacemos

Ser Mamá es la decisión más maravillosa que he tomado en mi vida, y también la más difícil de llevar a cabo.

Cuando mi marido y yo decidimos tener un hijo, nunca pensamos que iba a costarnos tanto concebirlo y llevar a buen término el embarazo, ni que el proceso para lograrlo fuera a ser tan duro y traumático. El desgaste físico y emocional que vivimos fue enorme. En los años previos al nacimiento de nuestra peque, los cimientos de nuestra pareja se tambalearon, pese a que llevábamos juntos cuando di a luz, nada menos que 19 años, de los cuales doce de matrimonio, y a que nuestra relación era muy estable.
Viví esta experiencia, casi,  en soledad. Solo hablaba de este tema, esporádicamente, con un par de buenas amigas que habían pasado por la misma situación. Hablar con mi marido o con mi familia, acerca de ello, no siempre me confortaba.

Hoy miro atrás y doy gracias por todo lo que pasó. Todo ello me ayudó a ser la persona que soy hoy. Me ayudó a crecer y a mejorar a nivel personal y profesional. Me enseñó a creer en mí misma y a disfrutar de mi bebé y de mi pareja de un modo  especial y diferente, a lo que, evidentemente, hubiera ocurrido de no haber pasado por este proceso .

Con todo, hubiera agradecido contar con una mano amiga. Alguien que me hubiera acompañado en mi proceso y que me hubiera ayudado a vivirlo de un modo diferente, en vez de simplemente a sobrellevarlo, que me hubiera enseñado a gestionar las emociones que me invadían y a enfocar ese proceso como una oportunidad de crecimiento y desarrollo personal. Alguien que me hubiera preparado para Ser Mejor Mamá y para aprender a mejorar áreas de mi personalidad que no estaban contribuyendo a que viviese una maternidad plena y que incluso estaban frenando u obstaculizando el éxito de nuestro proyecto familiar.

Yo he visto mi sueño hecho realidad y, con este blog, me gustaría lanzar un mensaje de esperanza a mujeres que, como yo, deseaban o desean, con todas sus fuerzas, quedarse embarazadas, acunar un bebé sano en sus brazos y disfrutar con la experiencia de ser madres. Mujeres que como yo habéis vivido o estáis viviendo momentos de alegría, desánimo, esperanza, duda y frustración; situaciones, todas ellas, que forman parte de los aspectos emocionales que viviréis a lo largo de todo el proceso de búsqueda, máxime si habéis recibido un diagnóstico o algún tratamiento de esterilidad o infertilidad.

Mi mensaje para vosotras es claro:

¡¡¡SE PUEDE LOGRAR!!!

y en la medida en que me sea posible me gustaría poder ayudaros a conseguirlo.

Este blog pretende ser un medio para ponernos en contacto, que confío esté a la altura de su ambicioso y hermoso propósito. No se me ocurre una misión más maravillosa que la de contribuir, de algún modo, a dar a luz una nueva vida.
Para ello, escribiré acerca de la experiencia de infertilidad o esterilidad, no desde una óptica exclusivamente física o médica, sino que me enfocaré en aportaros una visión diferente a la misma. Analizaré otros factores, que son igualmente importantes y no debemos descuidar, dado que pueden condicionar un embarazo, relacionados con nuestro estado psicológico, emocional y espiritual. Trataré, igualmente, de aportaros soluciones, desde esta nueva perspectiva, que complementen otros posibles tratamientos de fertilidad que estéis llevando a cabo, ya sean naturales o de reproducción asistida. Confío en que las mismas os acerquen más rápidamente a ver cumplido vuestro sueño de Ser Mamá.

Si lo que has hecho hasta ahora no te ha servido, este blog es para ti…
No te preocupes, pero ocúpate y empieza a hacer algo diferente para lograr tu objetivo.

¡Mucha suerte en tu camino!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies