Experimentos que hablan de tu fertilidad

Tu fertilidad habla de ti y de cuál es tu nivel de estrés.

Los primeros que establecieron esta relación entre estrés y fertilidad fueron nada menos que los nazis.

Estos llevaron a cabo análisis forenses a mujeres que, tristemente, habían sido ejecutadas tras permanecer entre dos y tres meses en campos de concentración.
Y en tan corto plazo de tiempo estas mujeres, independientemente de su edad habían experimentado un envejecimiento de su aparato reproductor, en palabras de los propios forenses, aberrante.
Con pérdida de regla y una increíble degeneración ovarica, además de trastornos hormonales.

Y dirás… no, no, pero yo no tengo un nivel de estrés como podrían tener esas mujeres. Bueno pues puede que te equivoques.

Porque el sistema de respuesta del estrés es algo totalmente inespecífico.

Es decir que reacciona tu cuerpo exactamente igual y de la misma manera que cuando eras un cromañón y tenías que matar un mamut. O venía algún animal a devorarte.
Reaccionas exactamente igual.

Con el mismo sistema que no ha evolucionado prácticamente nada desde entonces que si tienes a un jefe gritándote 24 horas al día y no sabes cómo parar.

O a una pareja.

O a una madre o cualquier otro problema o bloqueo que esté generando estrés agudo o estrés crónico en tu vida.

Ese estrés que está impidiendo que te quedes embarazada en un 29% mes a mes y que afecta en más del doble a tus posibilidades de ser mamá si ya estás embarazada.

Así que si quieres ser mamá y sabes que tienes estrés o incluso si este proceso de búsqueda, los tratamientos y demás te están estresando sobre manera, no te preocupes y ocúpate.

Te invito a que veas la Clase GRATIS y descubre cómo puedes RECUPERAR TU FERTILIDAD de manera totalmente natural. 👉 Sumate GRATIS AQUI

Y si quieres mi ayuda en este proceso a que te sumes al ABC para gestionar el estrés.
Una potente MasterClass que te ayudará a eliminar y erradicar ese estrés de tu vida. Y, por ende, a recuperar tu fertilidad.

Te dejo aquí el link en el botón con una oferta increíble:


No te la puedes perder >> Haz clic aquí para ver qué incluye

Un beso muy fuerte.


Y te veo dentro 🙂

ALERTAS ANTI MATERNIDAD DE TU TRANSGENERACIONAL


¿Sabias que lo que que ocurrió en tu familia antes de tu concepción y las alertas anti maternidad de tu transgeneracional puede bloquear tu fertilidad y afectar a la supervivencia a largo plazo de tu clan?

Las alertas antimaternidad de tus ancestros son las que resultan de experiencias traumáticas de vida de tus antepasados. Estas han llegado a ti ya sea a través de tu ADN o de cambios epigenéticos, así como de emociones adoptadas o sustitutivas.

Dichas alertas transgeneracionales, comprenden todo aquello que ocurrió en tu familia de origen antes de tu concepción. Y se transmiten de generación en generación como un modo para garantizar la supervivencia de la especie.

Algunas de ellas, las relacionadas con la maternidad, transmiten una solución concebida para que evites un peligro relacionado con la sexualidad, la concepción, el embarazo, el parto, la crianza o ser mamá..

Un peligro que puede afectar a tu vida y a tu integridad física o emocional. Con toda la misma solución de supervivencia, paradójicamente, impide la procreación y la supervivencia a largo plazo de tu desentendencia. Ya que te anclan a un estrés, a mandatos, a emociones tóxicas y comportamientos que te des adaptan de tu situación presente.

Así por ejemplo mujeres que sufrieron abusos sexuales, maltratos físicos o psicológicos o abandono, adicciones al alcohol o infidelidades por parte de los hombres.

Estas pueden haber trasmitido a sus descendientes que no se puede confiar en los hombres o que no es bueno ser atractivas sexualmente. Como resultado puede que sus nietas o bisnietas acaben generando un “clan de amazonas”. Volviéndose muy masculinas y de carácter fuerte para no resultar vulnerables y no tener que depender de un hombre.

O se enfoquen en exceso en sus carreras profesionales para ser independientes económicamente.

O atraigan, como parejas, a hombres que no supongan una amenaza para ellas: De carácter más débil, pasivos o complacientes, menos activos sexualmente, menos preparados profesionalmente, no emocionalmente adultos o que vayan a estar o estén ausentes.

Todo lo anterior puede llegar a generar mucho estrés en la pareja y una carga para la mujer que desea ocupar otro rol, el de madre, pero no sabe cómo sin soltar la carga que trae.

Otros ejemplos que pueden estar afectándote con un origen transgeneracional podrían ser el de antepasadas que vivieron perdidas masivas de bebes o muy dolorosas, como en guerras o hambrunas, o abortos provocados que se ocultaron.

También si hubo casos de hijos ilegítimos, violaciones o familias en las que los hombres tenían una segunda familia, oculta o no reconocida. O si la familia de origen abandonó a una mujer por quedarse embarazada.

Son habituales, también, los casos de fallecimiento en el parto de alguna familiar o las historias de embarazos complicados o partos instrumentados muy largos y dolorosos. Y son frecuentes los casos relacionados con miedo a repetir de enfermedades mentales, depresión o problemas graves en la crianza o de mucho sufrimiento, si las ha habido en tu pasado familiar.

La buena notiica es que estos bloqueos se pueden trabajar y eliminar.

Te hablo de ello en este video.

Espero que en el mismo encuentres las claves y las respuestas que buscas.

Cualquier duda no dudes en contactarme aquí o escribeme por WhastApp.

Recursos Gratuitos

Accede aquí a la clase GRATIS “Recupera tu fertilidad”:

Descargarte aquí el E book gratuito “Quiero ser mamá. ¿qué más puedo hacer? «

Un beso y disfruta de tu día.

Laura

haz lo que necesitas, no lo más fácil

¿Sigues queriendo ser mama?

Si sigues en mi lista, puede que sea lo que más anhelas en tu vida, en este momento.

Tal vez, incluso, darías lo que fuera por conseguirlo. ¿no?

Y para ello, seguro que lo intentas mes a mes con tu pareja. Puede que hayas invertido en costosos tratamientos. O que hayas hecho cambios en tu vida: Que tomes suplementos y medicación para ayudarte. Que comas más sano y trates de llevar un estilo de vida saludable.

Seguro que piensas que lo estás haciendo todo…

Pero quizá estás haciendo lo que te resulta más fácil y no lo que necesitas.

Muchas mujeres con las que trabajo en sesión reconocen que no estaban implementando los cambios que realmente les iban a ayudar. Bien porque no eran conscientes o porque no sabían hacerlo de modo diferente.

 Y me explico…

Has de ser consciente de que un bebé es un proyecto a largo plazo.

De hecho, es un proyecto para toda la vida.  Y como tal requiere de muchos recursos de tu parte.

Es por eso que emprendemos este tipo de proyectos cuando estamos tranquilas y tenemos recursos de sobras.

Si estás a dos semanas de un examen de una oposición, ¿verdad que no se te ocurre preparar tu boda?

No, no llevas a cabo proyectos de emvergadura o que requieran de un sobreesfuerzo en momentos de estrés. Los postpones o los postergas…

Al igual que si tienes un león en la puerta de tu casa, no te pones a pensar en reformar la cocina, ¿verdad?

Por eso pregúntate si con todo lo que estás haciendo ¿tienes tiempo (y energía, añadiría) para reformar tu cocina?

Porque si no es así, tampoco la tienes para un bebé. Estás en una época de estrés. Y tu cuerpo lo sabe. Puede incluso que lleves toda tu vida así. Lleves un estilo de vida ansioso y estresado. Que no recuerdes vivir de otro modo. Que el estrés sea algo “perenne en ti.”

Y como sabes, el estrés es un mecanismo de anticoncepción natural.

El cuerpo es sabio. Y si estas estresado, en fase aguda o crónica, y no tienes la energía y los recursos suficientes para atender a tu cría, va a generar los cambios fisiológicos necesarios para que no puedas concebir.
Has de saber qué es lo que te está estresando y disminuir este estrés para poder sentirte con el suficiente tiempo y capacidad de crear tu proyecto a largo plazo.

Y tú ¿sabes identificar qué cosas te están estresando?

Mañana te hablaré de los cuatro principales factores de estrés en infertilidad, así que estate atenta a tu bandeja de entrada.

Pero si quieres no quires seguir postergando tu maternidad y quieres trabajar conmigo de modo personalizado para descubrir cuales son esos factores y darles la vuelta tengo una sorpresa para ti.

Ya que «No podemos cambiar nada de los que no somos conscientes»

Con motivo del BLACK FRIDAY quiero poner a tu disposición mi Sesión Brújula con una OFERTA ESPECIAL.  Accede hoy y hasta mañana por solo 97 euros impuestos incluidos.

Descubre qué cosas de tu vida son las que más te están estresando ahora mismo y afectando a tu fertilidad. ¡Solo siendo consciente puedes hacer algo para rebajar tu estrés y aumentar tus posibilidades de concebir!

También podrás usar esta sesión para trabajar en lago de lo que ya eres consciente que te esta afectando y que no has sabido eliminar.

>> Reserva ahora, con el descuento especial, tu sesión personal conmigo

Haz lo que necesitas, no lo más fácil.
Si lo haces acompañada ¡te sorprenderá lo fácil que puede llegar a ser!

Y te aseguro que mecerá la pena.
Un beso

Mañana se acaba esta oferta porque te haré otra. Una por día durante esta semana BLACK FRIDAY. Espero que te ayuden a lograr tu sueño.

5 errores que pueden hacer facasar tu tratamiento de fertilidad

Si has pasado o estas pasando por un tratamiento de fertilidad o de Reproducción Asistida sabrás lo costoso que puede legar a ser. Y no hablo solo en términos monetarios, sino también por lo desgastante que puede ser a nivel físico y emocional.

Yo pasé por varias inseminaciones e in vitros y el proceso fue tremendamente duro. “Pero si el resultado es un bebé, mecerá la pena”, pensaba.

En mi caso, sin embargo, ninguno de los tratamientos funcionó. Invertí mucho tiempo, dinero y esperanzas, en vano. Mi embarazo llego después de manera totalmente natural tras un largo proceso de trabajo interior. Pero aprendí mucho de todas esas experiencias.

Hoy te comparto los 5 errores que yo cometí, que veo a diario en mujeres con las que trabajo y que pueden dar al traste con tu próximo tratamiento.

1. Apresurarse y no darse su tiempo.

Las ganas de muchas de ser mamá y las prisas que nos autogeneramos no son buenas consejeras. Pueden conducirnos a acelerar un tratamiento sin estar preparadas.

Sobre todo, si no te das tiempos de descanso entre tratamientos. Nadie nos habla de los embriones no viables, los negativos, los tratamientos suspendidos por baja respuesta, y lo peor, las pérdidas. Los abortos espontáneos y esos bebés no natos que te dejan devastada y hundida. Y que, además, no te esperas, si después de varios intentos logras un embrión viable.

Yo no me di tiempo tras mi primera perdida. No había vivido mi duelo y sin embargo me metí en otro proceso dos meses después. Por supuesto no salió bien. Escuché al médico que me dijo que siguiera adelante en vez de escucharme a mí misma. Me embarque en el tratamiento desde el miedo a que el se me pasaría el arroz, que era mayor…Y desde ahí, solo logre estresarme, acabar exhausta y frustrada.

Para ayudarte a determinar si hoy es el momento perfecto, te animo a que hagas este ejercicio. 

“Pregunta a tu cuerpo”. Te lo comparto totalmente gratis en este link.

 >> Acceder GRATIS al ejercicio “Sintonizando con tu cuerpo”

Y salga lo que salga, haz caso de la respuesta.

2. No elegir bien el centro y/o el médico.

Parece algo obvio ¿verdad?

Pero lo cierto es que muchas clientes me dicen que siguen adelante con médicos insensibles, que no las tratan bien, que no las han informado detenidamente acerca de todo el proceso, no les certeza o confianza. O que les han metido prisa o les han dado diagnósticos fatalistas.

En fin…no estaban a gusto con ellos y sin embargo siguieron adelante, sin darse el permiso de cuidarse y de anteponer sus sensaciones, intuiciones y emociones a su cabeza.

Cuando lo cierto es que el medico que te atiende puede ser una eminencia. Pero si te hace sentir incomoda o su presencia te intimida, estas restando probabilidades a que todo salga bien.

Yo no me escuché. De hecho, un verano hice un tratamiento y fui atendida por nada menos que 4 médicos distintos, debido a sus vacaciones. En cada consulta me llevaba una desagradable sorpresa. No se sabían de mi caso y tenía que repetir las cosas. Estaba pagando mucho para no tener la atención que quería. Experimenté rechazo y enfado porque nadie me había dicho que cambiaría de médico, ni me había avisado. Pero en vez de esperar a que volviera el medico que me hacía sentir bien o posponer el tratamiento, seguí adelante, sin escucharme, sumando un nuevo fracaso a los anteriores.

No hagas lo mismo. Escúchate y elige bien.

3.  Ir al tratamiento con miedo.

Se de muchas mujeres que dan el paso invadidas por el miedo, ya sea porque no se informan adecuadamente y la incertidumbre no les ayuda o porque piensan que algo puede salir mal, si han tenido alguna pérdida o tratamientos anteriores negativos o traumáticos.

Pero si te dejas llevar por el miedo te invade el estrés.

Te animo a que te enfoques en lo quieres atraer y conectes a diario con ello, con lo que sentirás teniéndolo en tu tripita, estacándolo en tus brazos, bañándolo…. Ponte una música suave, cierra los ojos y siéntelo, experiméntalo.

Para facilitartelo, por si no estas acostumbrada, te comparto esta visualización » Disfruta de tu Bebé» totalmente gratis. Estará disponible esta semana. 

>> Haz clic en este enlace para escuchar GRATIS la visualización 

A mí me ayudó mucho esta práctica para atraerlo de manera natural. Seguro que a ti te ayudara en tu tratamiento.

4. No cuidarse a nivel físico.

Muchas clientes no llevan una vida saludable que facilite el resultado. No duermen 8 horas, no comen sano, no practican ningún deporte, no se dan sus espacios de ocio o de tiempo en pareja….

Creen que todo eso se puede suplir con complementos vitamínicos, que el cuerpo no absorbe igual de bien.

O se dejan asesorar por personas sin experiencia y se suplementan con cosas como la maca, que se sabe es efectiva para la fertilidad del hombre pero que tiene efectos nocivos en el equilibrio hormonal de la mujer. Puede causar irregularidad menstrual ya que sus compuestos pueden actuar como estrógenos. De ahí que su consumo no se considere totalmente seguro para mujeres con endometriosis o fibromas uterinos.

Te animo que centres tu alimentación productos naturales y ecológicos.Antes del tratamiento enfócate en los alimentos de color naranja y amarillo que mejoran la calidad del útero, óvulo y esperma, favoreciendo también la evolución del óvulo fecundado. Y posteriormente, el desarrollo del embrión y del embarazo, debido a su riqueza en betacarotenos.
Lo encontramos en alimentos como: la zanahoria, calabaza, melón, melocotón…

Tras recibir el tratamiento enfócate en los alimentos de colores morados, rojizos y azules: Estos favorecen la implantación del óvulo fecundado, la evolución del embrión y del embarazo, por su riqueza en proantocianinas. Estas están en alimentos como: la uva, cereza, granada, frambuesa, fresa, mora, rabanito…

Y antes y durante, prepárate con alimentos de color verde que favorecen el equilibrio hormonal y por ello la calidad del óvulo y del esperma, debido a su aporte en fitoquímicos.
Podemos verlos en el brócoli, alcachofa, puerro, rúcula… ¡

Te comparto la receta de un batido verde en el desayuno, que recomiendo a nuestras alumnas. Lleva 5 tallos de apio, sin hojas, 2 puñados de espinacas, medio pepino y 1 aguacate. Sino te gusta el sabor, añádele de 1 a 4 manzanas. Está riquísimo si lo tomas a diario, 3 meses antes del tratamiento, junto con las recomendaciones anteriores, seguro que tu cuerpo responderá mejor.  

Más si reduces tu consumo de azucares refinados y productos procesados y practicas algún ejercicio suave, tipo yoga o largas caminatas.

Te aconsejo, también, que revises, con un análisis, si tienes alguna intolerancia, especialmente al gluten y a la lactosa, ya que la inflamación que ello provoca puede afectar negativamente al resultado.

5 . Restar importancia al estrés asociado al proceso.

Un tratamiento Puede llegar a ser un proceso muy intrusivo y estresante, especialmente para la mujer. Nada parecido al ideal romántico de crear una vida con la pareja a la que amas, en la intimidad de tu hogar.

El sinfín de pruebas al que te someterás, algunas muy molestas y dolorosas.

La falta de información y, en ocasiones, la falta de empatía por parte de algunos profesionales y médicos, que tampoco ayuda. Lo imprevisible del proceso.

La gran cantidad de medicamentos, bastante prohibitivos que has de tomar para estimular tus ovarios, para que maduren tus ovocitos y para preparar tu endometrio.

Los muchos pinchazos y a horas muy concretas que alteraban tu día a día.
El miedo a equivocarte y a hacer algo mal en un proceso en el que has puesto tantas expectativas y recursos.

El no saber cómo reaccionará tu cuerpo ante la medicación. La incertidumbre acerca de si tus folículos están creciendo y si el tratamiento saldrá adelante.

El tener que buscar excusas en el trabajo para ir al médico y tener que cancelar reuniones importantes por alguna visita, si como yo no has dicho nada en tu trabajo por miedo a su reacción.

Ocultar el proceso, si has decidido mantenerlo en secreto para evitar preguntas dolorosas, tampoco es fácil.

Los cambios de humor debido a los grandes cambios hormonales que acrecientan el enorme desgaste emocional conforme los tratamientos se van sucediendo.
Si tienes problemas de trompas, ovarios o de útero, como endometriosis, miomas, quistes…es posible que te hayas tenido que someter a una intervención previa para limpiar el útero o a otros tratamientos para prepararte para el proceso, ya sea de inseminación o de in vitro. Con lo que tu carrera de obstáculos se inició hace tiempo y tu nivel de estrés puede ser aún mayor.

Puedes llegar a tener la sensación de que, repentinamente, toda tu vida gira en torno a la infertilidad. Y que no solo afecta a tus relaciones de pareja, a tu vida sexual, a tu trabajo y a tus relaciones familiares y amigos.

Y, adicionalmente, el inicio del tratamiento, sino está pagado por la Seguridad o la Obra Social, tiene un efecto devastador en tu vida financiera.

Por todo ello, el propio tratamiento de RA puede convertirse en un detonante de estrés importante. Y puede malograr el proceso e impedir que sea un éxito.

Recientes estudios han demostrado que los tratamientos de reproducción tratamientos de fertilidad (inseminación, fertilización in vitro, donación de ovocitos son los que máscarga emocional conllevaban el estrés y la ansiedad pueden desencadenar, tras los tratamientos oncológicos (radioterapia, quimioterapia…). 

Por ello es importante recordar los resultados del estudio de Liz TM y Strauss B. Este confirma que el trabajo para gestionar el estrés,  la psicoterapia individual/pareja y de grupo en pacientes infértiles y en tratamiento disminuye la ansiedad, el estrés y la depresión y ayuda a mejorar la tasa de embarazo.  

No eres una máquina. Todo lo anterior puede desequilibrar a cualquiera y una ayuda mejorará tus resultados.

Ahora bien, ponte en manos de profesionales que tengan probada experiencia en trabajar con el estrés y con la infertilidad. No todos los terapeutas saben trabajar con estos bloqueos y con los traumas asociados.

Igual que para un dolor de muelas vas al dentista y no a traumatologo, busca aquellos que conozcan herramientas efectivas para enfrentar el estrés y la ansiedad (como el mindfulness, hipnosis, sofrología, coherencia cardiaca, la terapia cognitivo conductual (TCC)…)

De entre ellos elige a aquellos con muchos y diversos casos de éxito con infertilidad. Ya que cada mujer y pareja es distinta y sus bloqueos diferentes.

Es importante también que sean especialistas en trabajar con duelos y perdidas. Dado que la infertilidad implica un duelo y puede que también un duelo genético, si vas a someter a un tratamiento de ovodonación. También puede haber también abortos o duelos previos que sanar.  En ese caso te recomendaría que supiera trabajar efectivamente con trastornos de estrés postraumático.

Además de ser especialista en trabajar con el trauma, con el transgeneracional y con los trastornos de apego. He trabajado con muchas mujeres en sesión que llevaban años trabajando duelos en terapia sin haber avanzado. La TCC y otras que son efectivas para trabajar el estrés en casos concretos, pero no ayudan en estos temas.  En una o dos sesiones he ayudado a transitar duelos que llevaban enquistados más de 10 años.

Busca un terapeuta que de una abordaje completo y sistémico de tu problema.

Si además son profesionales que lo hayan vivido ellos y hayan superado con éxito, mejor, Es decir, que hayan logrado su sueño. Ya que nadie te puede llevarte a sitios a los no ha llegado aún.

Con quien tu decidas, pero no desestimes la importancia del estrés. Trabaja con el y haz del tratamiento un éxito.

Aprovechando el BLACK FRIDAY he decidido hacerte una propuesta especial.

Hoy y  hasta mañana podrás sumarte a la master Class El ABC para gestionar el estrés con un precio único e inmejorable.

Por solo 47 euros y con unos BONOS INCREIBLES.

>> Haz clic en este enlace si quieres acabar con el estrés y maximizar la posibilidades de que tu tratamiento sea un éxito

Mañana se acaba esta oferta porque te haré otra. Una por día durante esta semana BLACK FRIDAY. Espero que te ayuden a lograr tu sueño.

Te conviertes en lo que crees

Lucia era cliente encantadora con muy baja autoestima.

Ella tenía ese problema porque su papá la había abandonado cuando tenía 3 años.

Aunque en realidad esa no era la causa real de su falta de autoestima. Sin solo el detonante o el evento desencadenante.

La razón fundamental era el significado que ella le había dado a ese hecho a los 3 años.

Porque con 3 años, y hasta aproximadamente 9 años, se crean la gran mayoría de las creencias acerca de ti, del mundo que te rodea y acerca de ti misma.

Y esas creencias se convierten en las reglas de tu vida.

Lo que ocurre es que cuando con esa edad creas un significado acerca de lo que ocurre a tu alrededor, en base a algo que te ocurrió, ¿cuánta experiencia de vida tenías?

Ninguna. Porque tu memoria cognitiva empieza a funcionar a los 3 años, aproximadamente.

Así, Lucia apenas tenía experiencias que le ayudasen a darle un significado a lo que le ocurrió.

Y, sin embrago, ella pensó.

“Si papa me abandonó eso significa que no valgo nada, o que nunca nadie me va a querer, que soy una persona sin valor, o que no puedo confiar en los hombres, porque te abandonan…”

Pero lo peor, es que, ella le dio ese significado a ese hecho, DE POR VIDA. Y estaba viviendo así, de acuerdo a esas creencias, desde entonces. Y atrayendo precisamente eso. Relaciones en las que no la valoraban. Trabajos mal pagados. Parejas tóxicas que abusaban de su necesidad de afecto y atención.

Ya que atraes aquello en lo que te enfocas. O más exactamente ves el mundo a través de ese prisma, como si llevaras unas gafas de colores que no te permiten ver el resto. Aunque este ahí y haya hechos que contradigan esas creencias…no puedes verlos ni procesarlos.

Eso es lo que ocurre con las creencias. Se convierten en reglas que dirigen tu vida y que también la pueden limitar.

¿Y tú que hechos viviste en tu pasado que dejaron huella en ti y una creencia que te limita? ¿o que hoy están afectando hoy a tu fertilidad?

Quizás que has de ser independiente económicamente y aunque quieres más tiempo para ti misma y para conciliar, eso te impide aflojar en el trabajo. Y te estresa cómo lo harás con un bebe, ya que apenas sacas tiempo para ti hoy.

O que los bebes son cosa de mujeres y aunque tengas el marido más colaborador del mundo, crees que la carga del bebe recaerá sobre ti. Y si hoya ya vas saturada, no sabes cómo podrás con una personita más.

O viste como tus papas se divorciaban o criaste sola a tu primer hijo, y aunque la relación con tu pareja sea distinta, una parte de ti cree que un bebe alterará vuestro equilibrio y que te quedarás sola.

O quizás crees que eres igual que mamá o que papá. Y ves cosas en ti, de ellos, que no quieres repetir y que aun te duelen de tu pasado. Y te aterra creer que lo harás igual con tu bebé y que no podrás cambiarlas.

O tuviste que hacerte cargo de tus hermanos o de tu mamá o de tu papá por algún motivo. Creíste que en tu vida eso es lo que has de hacer. Y aunque quieres vivir tu vida, no te permites soltar esa carga. Y puedes creer también que no podrás con más responsabilidades aún.

O que por algún motivo te pusieran a cargo de alguien o algo y ocurriera algo malo que te hizo creer que no sabrás proteger o cuidar a tu bebé. Cuando en realidad solo eras una niña entonces y no era tu responsabilidad hacerlo.

Pueden ser tantas…En los últimos años he ayudado a cambiar cientos de ellas. Y como resultado a que cientos de bebés hoy estén aquí.

Porque si, esas creencias limitantes se pueden cambiar. Y también el estrés asociado a las mismas y que Lucia experimentaba en cada relación de pareja, o cada vez que algo le hacia sentir de menos o que no era suficiente.

De hecho, en su caso, trabajando en ello en una sesión conectó con esa escena de su pasado en la que su papá la estaba abandonando. Vio en regresión como los dos lloraban.

La bebé lloraba porque el papá se iba. Pero ¿porque lloraba tu papá? Le pregunté. Conectó con el dolor de él y con sus lágrimas al verle hacer su maleta. ¿Por qué se va? Se va porque está enfermo, respondió. Recordó que su papá era alcohólico, como lo había sido su abuelo.
Y como unos días antes había legado bebido, la había cogido en sus brazos y se le había caído. También le vino otra escena de cómo el mes anterior él se había quedado caído al suelo inconsciente, tras unas copas, estando a cargo de ella. Y había estado así durante casi 4 horas, sin poder atenderla, ni cuidarla. Y le vinieron también escenas de cuando se volvía agresivo, como su abuelo, y le gritaba por llorar o gritaba a su mamá por tonterías.

Lucia conectó con el dolor de su papá al dejarla. Y sobre todo con todo el amor que su papa sentía por ella. La amaba tanto que decidió ahórrale todo el sufrimiento que él había experimentado con su propio padre.  No era capaz de sanarse a si mismo, pero hizo lo que pensó que era mejor para proteger a su bebe. Y era irse.
Cuando Lucia sintió ese amor rompió el llanto.  Lloró porque acababa de limpiar su pasado.Había cambiado todas las creencias acerca de si misma y del motivo porque su papa la había abandonado. Pero no solo a nivel consciente, sino que lo había sentido y experimentado en cada fibra de su cuerpo. Ya que a nivel consciente no basta…
Y lo que vino después merece otro post. Su relación de pareja dio un giro de 180 grados y desde ahí llego su bebé.

Nunca es demasiado tarde para cambiar el pasado

Solo hay que regresar y limpiarlo, recordándolo de forma diferente. Resintiéndolos de otro modo. Y dándole un nuevo significado. Instaurando una nueva creencia acerca de lo que paso y de nosotros mismas.  

Si quieres cambiar creencias que están afectando a tu vida y te están limitando con motivo del Blanc Friday hoy puedes acceder con un 75% de descuento Master Class “Creer para Crear”.

Hoy y hasta mañana podrás acabar con esas creencias que afectan negativamente a tu vida y a tu fertilidad por solo 39 euros, impuestos incluidos, y lo mejor con un BONUS de REGALO ESPECIAL. La HIPNOSIS conecta con tu maternidad, que te ayudará a hacerle creer a tu inconsciente que es posible también para ti tener un bebé sano y llevar tu embarazo felizmente a término.

Este pack te ayudará especialmente si has vivido una perdida o si nunca te has quedado embarazada. También a lidiar con esas creencias negativas que nos quedan tras hablar con algunos médicos que no son especialmente empáticos. Para salir de ese NO PUEDO o de esa idea de que eres mayor o algo va a salir mal.
Da la vuelta a esas creencias que no te ayudan y conecta con tu poder para potenciar tu fertilidad.

>> Puedes sumarte con el 75% de descuento y con tu REGALO aquí

Mañana se acaba esta oferta porque te haré otra. Una por día durante esta semana BLACK FRIDAY. Espero que te ayuden a lograr tu sueño.

¿Qué va primero el bebe o tú?

Muchas mujeres con las que trabajo me dicen que quieren tener un bebé, pero no tienen tiempo en sus vidas para incorporarlo. O bien viven para el trabajo. O se cargan con temas que no son su responsabilidad (de su pareja, padres, hermanos, trabajo)… No disponen de tiempo para ellas. Y si lo tienen lo cargan de cosas por hacer, o de temas pendientes…sin darse el espacio para disfrutarlo para ellas.

Otras han dejado sus vidas en stand by persiguiendo este sueño… Parando viajes, cierto tipo de ejercicios, restringiendo alimentación, alcohol, cenas en pareja o reuniones con amigosinvirtiendo cada euro en pruebas y tratamientos. Reduciéndo su tiempo de ocio aun más, si cabe. Algo que, sin saberlo, te está alejando de tu objetivo porque te genera un estrés añadido. Ya que está totalmente porbado que el estrés reduce en un 29% tus posibilidades de quedarte embarazada, mes a mez. Un porcentaje igual al porcentaje de parto obtenido globalmente en el 2017 con las técnicas de reproduccón IN VITRO. (Ver pag. 35 informe SEF) . Y si estás embarazada, en más del doble tus posibilidades de llevar a buen término tu embarazo.

Con todo, todas sin excepción me responden a la pregunta ¿Cuál es la prioridad en tu vida? : Que su prioridad es el bebe. Y que también lo será cuando sean mamás.

Pues, algo que aprendí a golpes en mi largo proceso hasta lograr ser mama es que tu bebe no va a llegar desde el sufrimiento, sino desde tu autocuidado.

Deja de exigirte. Dejar de restringir y limitar tu vida por conseguir tu embarazo. Todo eso te estresa. Y no solo no te ayuda, sino que te aleja de tu sueño.

Decide a diario convertirte en tu prioridad…Comprométete contigo.

Y el bebé llegará después.

Y tú, ¿te comprometes contigo misma?

Si no lo has hecho hasta hoy, es el momento de empezar. No esperes a mañana.

Quererte, mimarte y ponerte tu primero es solo una decisión. Una decisión que nadie puede tomar por tomar por ti. Solo depende de ti.

Un beso y adelante guapísima.

Te leo en comentarios.

El aborto espontáneo causa ansiedad, depresión, dolor e incluso TEPT

Y por fin… ¡Era positivo!

Beatriz sostenía el test en sus manos con incredulidad. Era la primera vez que veía las dos rayitas rosas, tras años de búsqueda. Y tras 3 fecundaciones in vitro.

Pensó que ya lo había logrado. En 9 meses tendría a su bebé en casa.

Feliz se lo contó a su pareja, familia y amigos…

Pero, ese bebé nunca llegó.

Ella se hundió en el dolor y en el miedo de saber si podría volver a conseguir un embrión de calidad que implantara.

Lograr ese embarazo le había costado meses de pinchazos, ahorros y pruebas.
Pensó que era un milagro casi irrepetible…y toda su vida se tambaleó al perderlo.

Y pese a sentir ese dolor tan intenso, siguió adelante, enfocándose en el siguiente tratamiento. Porque ahí estaba el tic tac del reloj metiendo presión junto a su baja reserva y la creencia de que su edad no le estaba ayudando.

Con todo, no pudo avanzar hasta que decidió concederse un espacio. Y darse un tiempo para elaborar esas emociones.

Buscó ayuda para trabajar su pérdida.  Eso le ayudó a sentirse mejor, antes de que su duelo se quedara enquistado, mientras corría tras su sueño.

Hacer terapia también le ayudó a poder afrontar el siguiente ciclo con más serenidad.

El ciclo que le condujo a Maria, su hija.

Ella necesitó darse el permiso de parar y de transitar su duelo.

Pienso en ella y en Maria. En mis dos pérdidas y en mi princesa Paula y me emociono…

Esa es la potencia del trabajo emocional que llevamos a cabo en porquequierosermama.
Con cientos de mujeres, con resultados increíbles.
Mujeres que logran ser mamás tras sanar duelos de 10 años.

Y, si, digo llevamos…porque Beatriz hoy forma parte del equipo. Ya que hay más mujeres que están pasando por esta situación de las que te imaginas. Y que necesitan ayuda.

Y es que el aborto espontáneo, o la pérdida del bebé antes de las 20-24 semanas y que en la mayor parte de los casos ocurre en el primer trimestre, afecta aproximadamente a una de cada cuatro mujeres embarazadas.

Y, al suponer, en la mayor parte de los casos, una experiencia traumática, genera un profundo estrés que puede afectar muy negativamente a la fertilidad.

El aborto espontáneo causa ansiedad, depresión, dolor e incluso TEPT

Si el estrés tras el diagnóstico de infertilidad se compara con el de personas diagnosticadas de enfermedades graves, como un cáncer, el estrés de un hijo no nacido puede compararse, en naturaleza, intensidad y duración a la reacción de dolor, con el del fallecimiento de un ser querido, según el Instituto Nacional de salud y excelencia en la atención (NICE) del Reino Unido.

 

El aborto espontáneo supone un evento traumático qué puede afectar a cada mujer de manera diferente provocando ansiedad, depresión, dolor incluso trastorno de estrés postraumático, según FIGO, International Federation of Ginecology and Obstetrics.

Sin embargo, a pesar de su frecuencia y sus consecuencias, sigue siendo un tema tabú. Y muchas mujeres no lo cuentan ni en su entorno más cercano.

Lo viven en soledad o compartiéndolo, únicamente, con sus parejas. Que, si bien, viven su propio duelo, es cierto que no suelen sentirlo con la misma intensidad. Seguramente porque es en el cuerpo de la mujer donde tiene lugar el suceso.

¿Has tenido alguna pérdida gestacional o has perdido a un ser querido? ¿Has sentido o sientes ansiedad, estrés o tristeza después?  Puede que estés teniendo dificultades para comprender una afectación emocional tan grande.

Si es tu caso, creo que sería buena idea liberarte de ese dolor y ese miedo, para seguir avanzando en tu proyecto de maternidad.

Y ya sabes que eso pasa por empezar trabajar con tus duelos. Es tu momento…date permiso.

Gracias a trabajar sus duelos, muchas mujeres logran su sueño

Y este 2021 quiero que tú también lo consigas.

Quiero ayudarte a que liberar el estrés provocado por un duelo.  Ya sea derivado de una pérdida gestacional, familiar o personal. Ya que está probado que el estrés reduce en un 29% a tus posibilidades que quedar embarazada, y en más de doble las posibilidades de que, si lo consigues, tu embarazo no llegue a término.

Estoy preparando “algo muy especial”, con todo mi cariño, para liberarte de los bloqueos.

¿Te animas a descubrirlo?

Si la respuesta es SI, por favor, haz clic en el enlace de abajo para sumarte a la lista especial para liberar tu duelo.

>>Quiero superar definitivamente la muerte del bebé/ser querido que perdí

Y prepararme para recibir la vida que me espera.

RETIRO FÉRTIL CEN

¿Tienes planes para el puente de noviembre?

RETIRO FERTIL CEN – PUENTE DE NOVIEMBRE 2019
“Elijo Crear mi Nido”

Del 1 al 3 de noviembre 2019
Oasis L’ Eliana
Valencia

 Te propongo un encuentro único e irrepetible para acabar con la anticoncepción grabada en tu cuerpo y en tu inconsciente.
En un entorno natural de ensueño en el puente de noviembre en Valencia.

Si aún no tienes planes ¡estás de suerte! porque, te recuerdo que he preparado un retiro de 3 días especialmente diseñados para conectar con tu cuerpo, sanar tu pasado y potenciar tu fertilidad.

¿Se te ocurre un plan mejor?

Si, te encantan las formaciones presenciales, aun no has podido dar la noticia, y quieres seguir trabajando en ti misma y en tu fertilidad…en este retiro vas a vivir una experiencia única e inolvidable que te ayudará a avanzar en tu propósito de maternidad.

Puede que, en tu caso, como lo fue en el mío, tu proceso esté siendo más largo que el de algunas mujeres de tu entorno que han logrado ser mamás.

Si es así, tranquila….

Yo tuve que sanar muchos bloqueos antes de conseguirlo…llevaba nada menos que 42 años siendo de una manera y desaprender y desengancharme de esas emociones que me llevaban años intoxicando, fue todo un reto.  Pero…

No tiré la toalla y seguí avanzando…

Lo más complicado para mi fue trabajar las relaciones con mi familia de origen, y aceptar todo lo que venia de ella con amor. Dando la vuelta y reencuadrando situaciones de dolor y sufrimiento que había vivido en mi infancia.

Hoy, no solo mi relación con ellos es maravillosa, sino que me he desapegado de esas emociones negativas que me esclavizaban. Han dejado de formar parte de mi personalidad (porque yo NO era esas emociones con las que me identificaba) y las experiencias que antes me estresaban se han convertido en fuente de sabiduría y de mejora continua.

El otro tema que me costó mucho fue conectarme con mi cuerpo y con mi energía creativa y dadora de vida.

El cuerpo es el que albergará a tu bebé.

Es fundamental conectar con él para vivir un embarazo y una maternidad plenas. Puede que, como había en mi caso, haya muchos miedos que sanar relacionados. Algunos que arrastramos desde nuestro parto. Otros relacionados con los desajustes o trastornos físicos que tenía, en mi caso miomas y baja reserva, y que estaban interfiriendo en que mi embarazo prosperase. Y que, según mi experiencia, pueden ser algo heredado de tu sistema familiar o resultado de las experiencias dolorosas asociadas a la maternidad que hayas vivido en tu pasado.

A todo lo anterior se sumaba la necesidad que tenía de encontrar en mí el equilibrio entre hacer y ser, entre la energía masculina, marcada por los elementos de fuego y aire, y la femenina, la energía de la tierra y del agua.

Como una planta, mi bebé necesitaba de todas para crecer y yo de todas para reproducirme. La tierra, que alberga la semilla, el sol que le da energía y luz, el agua que la nutre y el viento que da esparce la semilla de la nueva vida.

Pues bien, mucho de lo que te cuento, yo lo trabajé con potentísimas herramientas presenciales con las que trabajaremos en el

RETIRO Creando el Nido

Así, si te sientes reconocida en algo de lo anterior, te invito a que te sumes a este ENCUENTRO que celebraremos el próximo 1, 2 y 3 de noviembre en Valencia en un entorno natural de ensueño.

Estaremos trabajado los tres días juntas para:

– Tomar a tus padres y a todo tú sistema familiar. Por muy duras experiencias que hayas vivido en tu niñez y adolescencia, necesitas reconciliarte con tu familia de origen y honrarla para poder dar continuidad a tu clan.

Si una parte de ti rechaza todo lo que viene de ellos, puede haber una negativa en tu cuerpo a replicar algo de tu pasado con tu bebé. Y la única salida que vea tu inconsciente, si carece de otros modelos parentales y familiares, sea la anticoncepción. Ya que no desea eso para ti y para tu bebé.

En este taller descubrirás que puedes a amar la vida que te llega de ellos, aunque no compartas muchos de sus comportamientos. Y, si tu adulta así lo quiere, les tomarás como son, con sus luces y sombras, desde la honra y la aceptación.

Solo desde ahí podrás permitirte vivir una experiencia vital y de maternidad muy diferente. Y, ser madre, por supuesto, disfrutando del camino.

– Trabajaremos, también, con tu cuerpo para:

  •  Desmemorizar emociones del pasado retenidas en él, incluidas las de tu parto. Para liberarte de bloqueos y memorias que te impiden avanzar y hacen que tu cuerpo responda de manera automática.
  • Aprender a escucharle y conectar con él, cosa que necesitarás para que tu embarazo prospere y vaya a buen término.
  • Retomar tu equilibrio energético, tan necesario para regularte hormonal y químicamente. Y, para que tu sistema nervioso parasimpático, pueda hacer su trabajo de sanar y reparar las posibles dolencias y trastornos físicos que puedas tener.
  • Conectar con tu energía creadora, fuente de vida y de creatividad.

Este taller es para ti si…

  • Vives desconectada de tu cuerpo, te cuesta parar o salir del piloto automático. Y, crees que ha llegado el momento de retomar el poder que tienes sobre tu vida para transformarla, desde la adulta.
  • Tienes trastornos físicos, hormonales, ovulatorios o alguna otra dolencia física que afecte negativamente a tu fertilidad. Y, quieres aprender a activar el sistema de reparación natural de tu organismo.
  • Tienes un pasado familiar difícil o con vivencias que sabes que nos has sanado y que están interfiriendo en tu proyecto de maternidad. Ya sean memorias de tu parto, infancia, adolescencia…. Si no mantienes buena relación con alguno de tus progenitores o reniegas de tu modelo familiar. Y, quieres dejar de sentirte víctima de este pasado. Y, empezar a tomar todo lo que viene de tu sistema con amor, para reconectarte con la vida.
  • Te sientes desconectada de tu capacidad fértil y quieres reconectarte con tu poder creador.

 Es una oportunidad única a un precio irrepetible.

El valor de este encuentro de 3 días, incluido el taller, meditaciones de la mañana y de cierre con el acceso posterior en la escuela a las grabaciones, picoteo pausa-café,  IVA incluido, es de

Alojamiento y manutención no incluidos.

Si quieres alojarte en el Oasis,  aún quedan habitaciones disponibles en las cabañitas a un precio estupendo (25 euros/noche en habitación compartida o 50 euros/noche en habitación propia).  Te dejo algunas fotos. El sitio es maravilloso.

¡Llamame YA. Las plazas son limitadas!

Te dejo también un link para que puedas ver más

>> Ver más fotos y vídeo

Comparte 3 dias de crecimiento conmigo y con otras mujeres que, también, quieren ser mamás y quieren crear su nido.

Accede a este descuento especial  por ser la primera edición en Valencia. IVA incluido.

Te espero…

IMPORTANTE. 

Para inscribirte o si tienes cualquier duda avisame por móvil o WhatsApp (+34 676 751 735), ya que las plazas son limitadas.

Un beso, disfruta de tu semana y ¡te veo en el puente!

Cómo la rabia te ayudará a lograr tu sueño

¿Me equivoco si afirmo que TU RABIA, es la emoción que más rechazas de ti?

  • Puede que lo hagas porque no sabes gestionarla y porque te controla, más veces de las que quisieras.
  • O, por el contrario, porque sea una emoción que no te permites expresar. Y, que sabes esconder muy bien… la camuflas o la callas, casi siempre.

Si te reconoces en cualquiera de los casos es importante que entiendas que, hay un 90% de posibilidades de que no estés atendiendo a los mensajes que la rabia tiene para ti…

Y, que reconciliarte con ella te ayudará a lograr tu objetivo.

Pues, sí… la rabia te ayudará a alcanzar tu sueño, si la sabes escuchar….

La rabia, una emoción clave para el exito de tu proceso

La rabia es una emoción primaria o básica y cómo tal tiene una función y una intención positiva.

Lo que la rabia quiere de ti, normalmente, es que:

  •  Marques límites.
  • Digas no,
  • Te respetes a ti misma y que te pongas tu primero.
  • Que no antepongas las necesidades de los demás a las tuyas.

Está para protegerte de cualquier ataque.

Pero, qué ocurre si no la expresas. O, al revés, está muy presente en ti y la dejas salir de manera incontrolada.

¿Y, si nunca dejas que se vea esa rabia?

 

Si eres de las que no expresa nunca esta emoción (porque es lo que te enseñaron a hacer), puede que la estés sustituyendo por alguna otra (como la falsa alegría, la tristeza…).

El problema de no expresarla es que queda dentro. En tu cuerpo.

La rabia es una de las mayores fuerzas de la naturaleza. La energía que provoca está pensada para que puedas, si lo necesitas, mantener un combate y salvarte la vida.

Y, si la contienes, sin darle salida, y sin cubrir la necesidad para la que fue diseñada y por la que aparece, te hará daño a ti misma.

  • Ya sea en forma de síntomas de estrés (como dolores musculares, tensión, acidez de estómago, trastornos hormonales, taquicardias… ).
  • O, en forma de enfermedades (como problemas de tiroides, de espalda, ataques de pánico…),
  • O, mediante comportamientos destructivos (como los excesos de comida, tabaco, alcohol, etc.).

¿Y, si esa rabia te domina en más situaciones de las que quisieras?

Si eres de las que la expresa, pero de manera desatada…Si te hace explotar, te domina y surge cuando menos te lo esperas, haciéndote sentir, después, mal y culpable, entonces puede haber algo más detrás.

►  Puede ser que la situación que hoy te hace reaccionar con rabia te conecte con alguna situación dolorosa vivida en el pasado en la que surgió esa rabia (pudieras expresarla o no).

Si, por ejemplo, viviste algún maltrato, cualquier situación en la que te sientas amenazada o en la que percibas que no se te respeta, puede hacerte saltar. En ese momento, no ves la situación que tienes delante, sino lo que te ocurrió en el pasado. La rabia no se corresponderá con la fuerza necesaria para conseguir, hoy, lo que necesitas, sino con la rabia que hubieras necesitado entonces.

Es una rabia elástica.

person holding rubberband

Eso hace que el estrés que cualquier situación sin importancia te genera, sea desmesurado. Y, lo más importante, no acorde al necesario para solventar el problema, hoy.

En este caso, la rabia es una alerta importante de que hay una herida que sanar para que tu estés bien y tu cuerpo, también.

►  Otro posible origen de la rabia desproporcionada, es que no te permitas expresar alguna otra emoción, ya sea el miedo, la tristeza, o la alegría.

Se trata de una rabia que sustituye a otra emoción que no se permitía o no se expresaba en tu familia.

person holding white printer paper

Tu decidiste, de niña, que te obligarías a no sentir y a no expresar esas emociones, para que tu familia no te rechazase o para que te quisiera.

Pero esas emociones que ocultas y callas las sustituyes por la rabia. Una emoción que, sí que debía de estar permitida en tu casa. Y, que modelaste de algún progenitor, al que le ocurría igual.

Esta rabia surge porque, en realidad no te estás respetando a ti misma. Ya que te obligas a tapar emociones que necesitas expresar para estar bien.

El problema es que esta rabia desatada te estresa,  también. Y, te provoca los mismos síntomas que comenté anteriormente. Hay algo que viste en tu familia, consecuencia de vivir ocultando esas emociones (dolor, enfermedad, sacrificio, separación, abandono…) que no quieres reproducir. Pero sabes que, si sigues así, replicarás con tu bebé y que puede ocurrirte a ti.

► El último caso, por el que puede surgir esa rabia desmedida es si tu rabia es adoptada de un progenitor.

Porque es lo que viste que se hacía en casa. Ejemplo: tu madre expresaba su odio por los hombres y tu has hecho tuya su rabia.

two women reclining on bed

O, porque funcionaba en quien llevaba siempre las de ganar y quien siempre se salía con la suya.  Ejemplo: tu padre era autoritario y, siempre, conseguía todo gritando.

Y, por eso, pudiste decidir, de niña, que, tu también, ganarías y que te servirías de esa rabia para conseguir tus propósitos. O, que harías como hizo tu madre. En el ejemplo, odiar a los hombres, que es lo aprendiste que sería bueno para ti.

Ese es el motivo de que te expreses así esa emoción, aunque la odies y la rechaces profundamente en ti.

Lo que ocurre es que, si no has perdonado algo o no quieres repetir algo de las figuras paterna o materna de las que aprendiste o modelaste esa rabia, al expresarla como ellos, te conectas con un profundo rechazo. Ya que no quieres que tu bebé viva esos accesos de rabia como los viviste tú. El estrés, cada vez que surge esta emoción, está servido.

Sea cual sea el origen de la misma, el único modo de paliar los problemas que la rabia no escuchada provoca en ti, es atendiéndola,. Dándole lo que necesita y descubriendo qué hay detrás.

Y, ¿cómo escucharla?

La clave para que la rabia no te haga daño y que se convierta en el motor que te ayudará a conseguirlo tu propósito, es entender qué está buscando para ti. Ya sea hoy, o en el pasado…

Si le das, es decir, si te das a ti misma lo que necesitas para estar bien, desaparecerá.

Cuando surja de nuevo, plantéate:

► ¿En qué no me estoy respetando? ¿Qué necesito hacer de manera diferente? ¿Que no estoy haciendo para respetarme, quererme, cuidarme o escucharme? Puede que ponerte tu primero, o decir no, o parar algo o a alguien.

Y, es el momento de hacerlo, de expresarlo, de pedirlo o de marcar un límite de manera asertiva.

Hazlo…sino la rabia seguirá ahí…afectándote.

► Si detectas que si estás haciendo lo anterior (marcando limites, diciendo no, respetándote o poniéndote tu primero) y, aun así, la rabia persiste, puede deberse a que:

  • Hayas sido tú la que no te hayas respetado antes (en otro momento a lo largo del día). Y, que lo que estas viviendo, con otra persona y con otro entorno, en ese momento, solo te haga de espejo de lo que no haces contigo misma en otros contextos. Ejemplo: No marcas límites con tu jefe o clientes, en tu trabajo. Y, llegas a casa y una situación tonta con tu pareja, en la que no te hace caso (deja tirados los calcetines) te hace saltar con la rabia acumulada. En este caso, toma conciencia de que has de empezar a respetarte en todo momento, no solo en algunos contextos. Cuando lo hagas, ya verás como no te sientes igual al ver unos calcetines 😊
  • Que la rabia sea elástica y que te conecte con heridas del pasado. De cuando eras niña y no tenías las herramientas adecuadas para canalizarla. Si este es el caso, has de sanar el dolor del pasado, para que deje de limitarte hoy. Habla con lo que necesitó esa rabia, y con el miedo que puede haber detrás, cuando apareció. Hoy eres adulta y puedes darte lo que no pudiste darte entonces. Y, es el momento, guapísima.
  • Que la rabia sea adoptada de alguno de tus familiares (madre, padre, abuela…). O, que sustituya a otras emociones que no expresas, como comento arriba. Si este es el caso, analiza, que emociones necesitas expresar (miedo a estar sola, a no poder, a pedir ayuda, a no valer, una tristeza guardada…) y date el permiso de hacerlo.

  Es el momento de aprender a escucharte , de aprender a expresar y a gestionar todas tus emociones, incluso la rabia de manera asertiva Cuando nazca tu bebe solo tendrá sus emociones para expresarse. Si tú no te escuchas, ¿Cómo podrás escucharle a él?

Y, recuerda…

 La rabia solo quiere que estés bien

Lleva toda tu vida apareciendo para cuidar de ti. Y, como dice Bárbara, una alumna del Programa Creando el Nido,

“Si tú estás bien, tu cuerpo estará bien y tu bebé llegará”.

La vida se lo ha demostrado…su princesa Elia, llego a principios de año.

Cuida de ti, como tu rabia espera que lo hagas. Y, la rabia te ayudará a alcanzar tu sueño.

Y, cuando surja, piensa que es tu aliada, no tu enemiga. Escucha que quiere para ti, permítete lo que necesita para estar bien, descubre qué hay detrás y desaparecerá.

Y, puede que, muy pronto, recibas una preciosa sorpresa…

Si necesitas ayuda para entender qué  está buscando para ti o para aprender a gestionarla, no dudes en escribirme.

>> Haz clic en este enlace para ponerte en contacto conmigo

¿Llevas las de ganar o las de perder?

¿Has corrido alguna maratón?

Seas o no deportista, sabes que si corrieras tu primera maratón tendrías que prepararte, mental y físicamente, para garantizar, no solo que llegarás a la meta, sino, también, que lo harás sin morir en el intento.

Y, seguro que los primeros entrenamientos serán duros y no saldrán como esperabas…

Habrá dolor (tirones o agujetas), cansancio, soledad (si no buscas apoyo para los entrenamientos), frustración por no rendir, físicamente, lo esperado, estrés al pensar si podrás llegar al final y si merecerá la pena el esfuerzo…puede que, incluso, haya algún problema físico (torcedura o esguince…) que te haga parar y tener que volver a empezar.

Pero, lo cierto es que, al igual que en otras áreas de tu vida, incluida la maternidad,  llegar al final dependerá solo de dos cosas:

  • La primera, del guion que hayas definido para tu película,
  • Y, la segunda, de cómo te hayas preparado para ello.

Cuando hablo de «guion» me refiero de lo que tu mente haya planeado para ti. Al final que haya previsto para ti y para esta carrera.

¿Vas a lograr ese reto? ¿Si o no?

Es algo que tu mente inconsciente ya sabe. Que hace mucho tiempo que decidió.

Que ibas a ser una ganadora en ciertas áreas de tu vida y en otras no.  Según el análisis transaccional es algo que decidimos alrededor de los 5 años.

Parece difícil de creer, pero es así…

Si te cuesta aceptarlo, plantéate…

¿Qué situaciones vives una y otra vez?

¿En cuáles repites la misma historia…y, siempre tienes las de perder?

  • Quizás con tus amigas, ¿siempre eres tú la que llamas o te preocupas por ellas?
  • O, con tus parejas, ¿te tratan mal o no te respetan? o, quizás, ¿las mantienes tu o las cuidas tu siempre (casi como si fueras su madre)?
  • Tal vez en tu relación con tus padres o hermanos, ¿eres tú la que siempre está por y para todos?
  • O, en cómo te relacionas con tu cuerpo (comida, deporte…) ¿siempre has estado luchando con tu cuerpo, a dieta o sobrexigiéndote?
  • Puede que, con tus jefes, en el trabajo ¿siempre eres la que se queda más horas, la responsable de todo, la que no valoran, a la que gritan o ningunean?, o, tal vez ¿la triunfadora, aunque a costa, siempre de un sobre esfuerzo que acabas pagando?

El guion de tu película lo elijes tu… o más bien lo elegiste hace tiempo.

Hoy solo estás actuando y viviendo de acuerdo a él.

Y, si el guion dice que eres una ganadora, y que correrás la maratón, y que lograrás ser madre, encontrarás el modo de seguir adelante y de no achantarte ante las dificultades. Estate segura de que lo conseguirás, sea como sea…

Y, dirás…

Pero, ¿cómo saber si soy o no una ganadora en cuestiones de maternidad?

Pues tranquila…lo bueno es que incluso si tu guion es el de una perdedora se puede cambiar.

La segunda clave, la preparación, te ayudará a reescribir tu guion y a conseguirlo.

Muchas mujeres a las que he ayudado a ser mamás, al igual que yo, tuvieron que hacerlo.

Y, ¿qué  necesitas concocer para reescribir tu guion?

Ello requiere hacerse consciente de 4 factores que contribuyeron a conformar tu  guion de vida y que pueden estar condicionandote:

Este es el resultado de:

  • Lo que modelaste tus padres o abuelos. Es decir, de lo que viste en papa y mamá. En cómo reaccionaban, se relacionaban entre sí y con otros miembros de la familia. Esto te enseñó cuál era la mejor forma de conseguir lo que querías en tu casa y en tu vida. Si, por ejemplo, mamá conseguía todo de papá, empezando una pelea y luego echándose a llorar. Podrías haber decidido: Yo haré lo mismo y que este sea, hoy, tu modo de actuar.
  • Los mandatos y contramandatos. No son más que ordenes, verbales o no verbales, con las que tus padres te bombardearon desde que naciste. Son mensajes acerca de lo que tenías que hacer para pertenecer o formar parte de tu familia, para que te quisieran, o para que mamá y papá estuvieran contentos. Y, algunos, de manera inconsciente te siguen obligando hoy (se perfecta, hazlo todo bien, se fuerte, complace a los demás, no expreses, date prisa…)
  • Las atribuciones. Son igualmente mensajes recibidos de tus padres, verbales o no verbales, pero acerca de lo que eres (la responsable, la niña buena, servicial, la mayor, la que no vale, la tonta, la que no lo conseguirá…)
  • Y de ciertos acontecimientos dramáticos o repetitivos que viviste, sobre todo en tu infancia, y que han dejado en ti secuelas o una herida pendiente de sanar (situaciones de abandono, abuso, sobre exigencia, pérdidas o dolores no expresados…)

En base a eso, cuando eras niña elaboraste tu propio guión.

Solo ciertos acontecimientos clave o dramáticos en tu vida adulta, que te hicieron tomar conciencia o darte permiso de algo, han ido alternándolo.

Como decía Carl Jung

“Hasta que lo inconsciente no se haga consciente, tu subconsciente seguirá dirigiendo tu vida y lo llamarás destino”.

Pero, no te preocupes, como te dije, siempre estás a tiempo de reescribir tu guion…

Aunque, eso requiere que pases a la ACCIÓN. Que te prepares, que empieces hacer consciente lo inconsciente y a cambiar tu modo de pensar, sentir y comportarte.

Algo que depende solo de ti…

Si quieres empezar, puede hacerlo con nuestros programas gratuitos.

Dale a tu vida y a tu proyecto de maternidad un nuevo final.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies